Adiós a Ron Galella, el pionero (y controvertido) paparazzi obsesionado con Jacqueline Onassis

Ron Galella © Ron Galella Collection / Getty Images Ron Galella

Ronald Galella, responsable de captar algunos de los rostros más famosos del siglo XX (viéndose a veces inmerso en tensas batallas legales contra las celebridades a las que retrató), falleció el pasado 30 de abril a los 91 años. Un hombre que fue alabado por su trabajo pionero inmortalizando a personajes como Jacqueline Onassis, Marlon Brando y Elizabeth Taylor, pero también criticado por sus métodos despiadados.

Nacido en 1931 de padres italoamericanos trabajadores de la industria manufacturera, los primeros años del neoyorquino coincidieron con la edad de oro hollywoodiense, una nueva era rutilante de la cultura celebrity que dejaría una marca indeleble en su vida. Comenzó su carrera como fotógrafo de las Fuerzas Aéreas estadounidenses durante la guerra de Corea, a comienzos de la década de 1950, antes de estudiar fotoperiodismo en el Art Center College of Design de Los Ángeles. Poco después, Galella comenzó a apostarse en la entrada de los estrenos para sacar fotos que después vendía a las revistas de famosos, ganándose a pulso la reputación de fotografiar a las estrellas pillándolas desprevenidas en momentos espontáneos.

Ron Galella y Lee Radziwill. © Ron Galella Collection / Getty Images Ron Galella y Lee Radziwill.

Galella no tardó en convertirse en uno de los paparazzi más famosos y temidos de su época, y sus imágenes llenaron las páginas de publicaciones como Time, Vogue, Vanity Fair, Rolling Stone, The New Yorker y Life, entre otras. También se convirtió en un pilar de algunas de las principales galerías y museos, como el MoMA de Nueva York y la Tate Modern de Londres, y Andy Warhol (que compartía la fascinación de Galella por la cultura de los famosos) lo calificó como su "fotógrafo favorito".

Pese a que las imágenes de Galella de Jacqueline Onassis sigan estando a día de hoy entre las más conocidas, también se encuentran entre las más controvertidas. El New York Post calificó en su día el trato que procuraba a la ex primera dama como "la relación entre celebrity y paparazzo más codependiente de la historia", y ambos se vieron envueltos en una disputa legal que desembocó en una orden de alejamiento contra Galella en 1972. Se descubrió que había incumplido los términos de la orden en cuatro ocasiones, lo que finalmente quedó resuelto con una multa de 10.000 dólares y la renuncia a su derecho a fotografiar a Jackie y a sus hijos. La suya fue una fijación intensa que el mismo Galella reconoció, hasta el punto de titular así uno de sus libros: Jackie: My Obsession (“Jackie: mi obsesión”).

Jackie Onassis y Ron Galella. © Ron Galella Collection / Getty Images Jackie Onassis y Ron Galella.

En 1973, Marlon Brando, la estrella de El Padrino, le asestó un puñetazo en la cara, fracturándole la mandíbula, a la salida de un restaurante de Nueva York. Galella demandó a Brando tras el incidente, y el caso quedó resuelto a cambio de una indemnización 40.000 dólares (si bien Stuart Schlesinger, el abogado de Galella, dijo más adelante que su cliente únicamente recibió dos tercios de esa suma). Cuando volvió a perseguir a Brando cámara en ristre, lo hizo llevando un casco de fútbol americano.

Jackie Onassis fotografiada por Ron Galella en la Met Gala. © Ron Galella Collection via Getty Images Jackie Onassis fotografiada por Ron Galella en la Met Gala.

Pero no se acabaron ahí los encontronazos físicos con famosos de Galella: también recibió una paliza cortesía de los guardias de seguridad de Richard Burton, los guardaespaldas de Elvis Presley le rajaron las ruedas del coche, el personal de seguridad de Brigitte Bardot le empapó con una manguera y se dice que Sean Penn le dio un puñetazo y le escupió cuando Galella intentó fotografiarlo junto a su mujer en aquel entonces, la mismísima Madonna.

Jackie Onassis retratada por Ron Galella. © Ron Galella Collection via Getty Images Jackie Onassis retratada por Ron Galella.

En 2010, Leon Gast estrenó un documental sobre el fotógrafo titulado Smash His Camera (“Cárgate su cámara”). Tomó el título de un incidente en el que Galella siguió a Jackie Onassis y sus hijos por Central Park en el que Jackie emitió aquella orden a su agente de seguridad.

Galella estuvo casado con Betty Lou Burke desde 1979 hasta su muerte en 2017. Una vez dijo de su esposa, ex editora de fotografía y más adelante socia comercial del fotógrafo, que "se enamoró de su voz cálida, suave y cariñosa" al escucharla al otro lado del teléfono cuando le compraba sus imágenes. Se conocieron en 1978, dos años después, en el estreno de Superman: 'Con solo mirar una vez a aquella chica preciosa, ya dije: ‘Me voy a casar contigo’. Y lo hicimos cinco meses después. Una vez casados, nos convertimos en un equipo”, recordaba Galella.

Ron Galella. © PL Gould/ Getty Images Ron Galella.

Su complejo legado quizá pueda resumirse aludiendo a su relación con Elizabeth Taylor. Se sabe que la estrella solías decir "¡Voy a matar a Ron Galella!" y, sin embargo, eligió algunas de sus imágenes para que ilustraran su propia biografía.

Artículo original publicado por Tatler y traducido por Darío Gael Blanco. Accede al original aquí.

Esto también te interesa:

Muere el fotógrafo Patrick Demarchelier, el maestro de la moda que retrató a Diana de Gales, Michelle Obama o Kate Moss

El gran olvidado del fenómeno viral de Maluma copiando a Julio Iglesias: hablamos con el fotógrafo que inmortalizó al cantante español en su jet privado

Zanele Muholi, o el fuego abrasador de la revuelta

Cuando Marie-Chantal homenajeó a Jackie O. con un maravilloso vestido de Valentino en el Met

Adiós a Ron Galella, el pionero (y controvertido) paparazzi obsesionado con Jacqueline Onassis