Este es el planeta más similar a la Tierra detectado por la NASA y se encuentra relativamente “cerca” a nuestro sistema solar

FayerWayer © Proporcionado por FayerWayer FayerWayer

En todos los años que la ciencia lleva investigando los misterios que se esconden en las profundidades del espacio, todavía no han encontrado un mundo habitable dentro o fuera de nuestro sistema solar. No es fácil emprender esta búsqueda, pero las herramientas de la NASA y el resto de las organizaciones astronómicas mantienen sus observatorios activos.

Tan importante es el trabajo de los telescopios terrestres y espaciales que el número de exoplanetas descubiertos ya se contabiliza por miles. Y aunque no haya una “Tierra” idéntica a la nuestra, hay varios candidatos de mundos que podrían reunir las condiciones de habitabilidad que tiene el nuestro.

Uno de los más similares detectados hasta ahora es Kepler 1649c, descubierto precisamente por el Telescopio Espacial Kepler de la NASA, en el 2020.

De acuerdo con los datos que se recogen del telescopio, hay elementos que identifican a este como el mayor candidato a exoplaneta habitable fuera de nuestro sistema solar. Además de ser calificado como el “el planeta más similar a la Tierra”.

La distancia a la que orbita su estrella masiva -también llamada Kepler 1649- dicen mucho de la energía que recibe y como esto genera elementos capaces de desarrollar la vida tal y como la conocemos. Resta mucho por investigar, pero ciertamente hay detalles para enfocar las observaciones de este exoplaneta.

Kepler: el primo lejano de la Tierra

Kepler 1649c es un primo lejano de la Tierra, aunque su separación, medida en distancias astronómicas, es para que lo consideremos cercano. Este exoplaneta está a unos 300 años luz de distancia.

Lo primero en lo que Kepler 1649c se parece a la Tierra es que se trata de un mundo rocoso, al igual que el nuestro. Su radio es apenas 1.06 veces más grande que el mundo en el que vivimos y la distancia que mantiene de su estrella lo posiciona en la llamada “zona habitable” de los sistemas estelares.

El tránsito orbital o proceso de traslación realiza un recorrido completo en tan solo 19 días y medio, diferente a los 365 nuestros y la luz que recibe de su estrella, identificada como una enana roja tipo M, es aproximadamente el 75% de los rayos solares que tenemos en la Tierra.

Con estas características no es suficiente determinar si el planeta es habitable como la Tierra, pero son indicios realmente fuertes. Es necesario que descubran las características de su atmósfera para finalmente determinar si estamos ante la presencia del primer mundo similar al nuestro en todo el sistema solar.

Kepler 1649c fue descubierto en abril del 2020. Al principio se pensó que era un falso positivo, pero los científicos a cargo del Telescopio Espacial Kepler ratificaron con datos la certificación de su descubrimiento.

Este es el planeta más similar a la Tierra detectado por la NASA y se encuentra relativamente “cerca” a nuestro sistema solar