Mariana Terán: La TikToker que abre la conversación sobre consumo responsable

FYP: Dentro del lenguaje de TikTok, las siglas FYP (For You Page) se refieren al contenido viral que la aplicación arroja en la página principal cada vez que ingresas en ella. Vogue selecciona y conversa con las voces de TikTok que agradecerás ver en tu FYP.

‘El conocimiento no tiene valor si no se comparte’, dijo alguna vez Alain Duccase. Aunque el chef ganador de 14 estrellas Michelin se refería a la transmisión de su saber culinario a través de su plataforma educativa, es una frase que, desde cualquier área, habla de la noble labor de compartir experiencias aprendidas a aquellas personas que estén interesadas en escucharlas. Una labor que la TikToker colombiana, Mariana Terán, se toma muy en serio. 

¿Quién es Mariana Terán?

Mariana, abogada ambientalista de 25 años, comenzó en la plataforma creando contenido sobre cómo cuidar plantas. Al igual que otros TikTokers, la pandemia llevó a la joven a expandir su creatividad y, progresivamente, sus videos se convirtieron en una variedad de reacciones a tendencias insostenibles y noticias de problemáticas ambientales. Actualmente, su cuenta (marianateranr) acumula más de 350 mil seguidores.

‘Yo tenía el conocimiento en mí recién adquirido’, cuenta Mariana, recordando esos días en los que terminaba su maestría en derecho ambiental de forma virtual. Su TikTok es la prueba fehaciente de que, efectivamente, el conocimiento es valioso y –cuando se trata de concientizar sobre el medio ambiente– necesario.

Terán es originaria del departamento de Cauca, en Popayán, Colombia, una de las zonas más afectadas por el conflicto armado del país latinoamericano. El lugar donde creció, le hizo sentir una profunda empatía y curiosidad por temáticas relacionadas con el medio ambiente: ‘Veía cómo no todas las personas gozan de los mismos derechos que yo, siendo estos convertidos, no en derechos, sino en privilegios. Si bien todos tenemos derecho al acceso al agua potable, a un saneamiento básico (que son servicios que nos tiene que brindar el estado), la realidad es que, aquí en el Cauca, un departamento riquísimo en biodiversidad y fuentes hídricas, gran parte de la población no goza de agua potable’.

El dilema del consumo responsable

El derecho ambiental ‘regula lo que hay entre la explotación de recursos humanos y la explotación de recursos naturales’. Bajo esta premisa, Mariana decidió darle un giro al contenido sobre concientización que suele encontrarse en TikTok para hablar sobre el medio ambiente desde un enfoque integral, generando una conversación sumamente relevante: ¿cuál es la labor de cada agente dentro de la protección de los recursos naturales?

‘Empecé a hablar de qué es lo que nos toca hacer a nosotros, versus qué es lo que le toca hacer el estado, versus qué es lo que le toca hacer a las industrias. Las responsabilidades son conjuntas, pero diferenciadas’. La creadora de contenido lo ejemplifica con el Acuerdo de París, un tratado internacional firmado en 2015 para limitar el calentamiento global debajo de los 2 grados centígrados. El año pasado, China y Estados Unidos, los dos países que más emisiones de carbono emiten, reforzaron su compromiso dentro de dicho acuerdo para atajar la crisis climática.

‘Esta responsabilidad [de cuidar el medio ambiente] no puede recaer sobre todas las personas, porque no todas las personas tenemos los mismos impactos’, continúa Mariana, ‘siempre he visto que las mayores medidas han estado dirigidas a los consumidores. Cuando crecí me di cuenta de que las industrias son las que más consumen agua en el mundo, por más de que yo dejara de tomar duchas largas y tomara duchas de a cinco minutos, realmente el impacto que yo tenía sobre el medio ambiente, era mínimo’.

Así, los videos de la TikToker ofrecen, de manera concisa y digerible, claves para entender el consumo responsable sin satanizar el consumo en sí mismo: ‘Nunca vamos a dejar de consumir recursos naturales. Moriríamos si no los consumiéramos porque los necesitamos para vivir, para garantizar los derechos’.

El privilegio

¿Qué queda hacer de nuestro lado?: ‘Evitar el desperdicio, evitar el consumo que sea desmedido e innecesario’, explica Mariana. Aunque resulte sencillo comprender el concepto de ‘consumo responsable’, lo cierto es que es un tema repleto de matices en un planeta donde los recursos no se reparten de forma equitativa. ‘Las necesidades son distintas para cada quien. La sostenibilidad sigue siendo un privilegio’.

En 2020, Emily Chan, editora de sustentabilidad de Vogue UK escribía que ‘es vital que la ropa amigable con el medio ambiente no siga siendo un lujo disponible solo para unos cuantos’ y es precisamente uno de los temas que Mariana retoma para hablar sobre la complejidad de llevar un estilo de vida sostenible: ‘El cuidado del medio ambiente no puede ser el privilegio de unos cuantos, por eso hay que distribuir el consumo responsable y consciente, que las personas sepan lo que implica producir la ropa, que sepan lo que viene del fast fashion, que muy probablemente ahí hay sobreexplotación de recursos, explotación de seres humanos, incluso trabajo infantil. No me voy a comprar ropa cada semana, cuando salga un nuevo diseño, porque me gusta estar estrenando cada tanto, sino que voy a comprar cada vez que yo necesito’.

El papel del estado

En 2022, último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), un documento científico que las Naciones Unidas emite cada seis u ocho años, reveló que es vital reducir las emisiones de carbono a nivel mundial para evitar que el calentamiento global rebase los 1,5 grados Celsius en las próximas décadas. Es un tema que Mariana ha abordado de manera amplia y documentada a través de su TikTok, sin embargo, para ella es muy claro: el enfoque fatalista no suma en la conversación.

‘Nunca he querido comunicar ese mensaje porque me parece terrible, creo que todos tenemos algo que hacer aquí y que todavía tenemos muchas oportunidades para actuar’. La información y el conocimiento, son las herramientas que desea difundir en su plataforma y se relacionan con un punto más de lo que podemos hacer como consumidores: ‘Todavía hay mucho que tenemos que exigirles a nuestros gobiernos, a nuestras industrias, a nuestras empresas nacionales que hagan cambios’.

Como abogada ambientalista, Mariana es consciente de las disparidades en cuanto acceso a la información en el mundo y de la falta de eficiencia de los estados para realizar consultas con información digerible y veraz para las comunidades ante proyectos que afecten su entorno. La creadora de contenido aborda un ejemplo más: En diciembre de 2019, la ONU calificó de ‘unilateral’ la consulta ciudadana llevada a cabo en cinco estados del sur de México respecto a la construcción del Tren Maya, pues a los participantes solo recibieron datos que ‘hacían referencia a los posibles beneficios del proyecto y no a los impactos negativos que pudiera ocasionar’, de acuerdo a un comunicado.

‘El estado está para funcionar en son de uno, de nuestras necesidades, y es por esto que hoy en día tenemos que tomar la participación ciudadana, y el acceso a la información como algo fundamental’, añade Terán.