París protesta en un Día del Trabajador que movilizó a muchas otras ciudades del mundo

Manifestantes en París, 1 de mayo de 2022. © Alain Jocard, AFP Manifestantes en París, 1 de mayo de 2022.

Con la presencia del referente izquierdista Jean-Luc Mélenchon, los ciudadanos de la capital francesa marcharon bajo consignas de demanda por los planes del presidente Emmanuel Macron de elevar la edad de jubilación. En diferentes puntos de Europa se registraron multitudes en las calles, algunas protestas terminaron en incidentes, otras fueron festivas. Cuba y Corea del Sur, fueron otros lugares en los que la jornada de los trabajadores se tornó en un grito de reclamo.

Este domingo, en el Día del Trabajador, multitudes se levantaron a lo largo y ancho del mundo para pedir por mejores condiciones laborales o políticas que prioricen el bienestar de los ciudadanos.

Con la movilización de miles de habitantes y los sindicatos, Francia fue uno de los puntos de mayor actividad este Primero de Mayo. Las calles de París fueron el centro de las marchas del domingo, donde los civiles dejaron en claro su malestar con las políticas de la Administración de Emmanuel Macron, recientemente reelecto como presidente.

Con el sindicato CGT encabezando a las masas en el este parisino, respaldado por los comunistas, la consigna central fue el rechazo hacia el plan del oficialismo sobre aumentar la edad jubilatoria, la cual actualmente está fijada en los 62 años y pretenden extenderla a los 65.

La marcha mostró también la oposición contra la que deberá lidiar el mandatario en su próximo ciclo de cinco años. Tanto la extrema izquierda como la extrema derecha se hicieron presentes, en distintas circunstancias y lugares.

Primero, los derechistas, que no contaron con la presencia de Marine Le Pen, realizaron su tradicional ofrenda floral al pie de una estatua de Juana de Arco. En su lugar guió el acto Jordan Bardella, presidente interino del partido Agrupación Nacional. “He venido a decirles a los franceses que la votación no ha terminado. Hay una tercera vuelta, las elecciones legislativas”, afirmó.

Posteriormente, Jean-Luc Mélenchon encabezó la procesión desde una plataforma ubicada en la Plaza de la República y reivindicó los derechos de los trabajadores haciendo hincapié en la lucha de las conquistas. Luego, los empoderó llamándolos “herederos de quienes trajeron la mejora de la vida”. “No hay otro camino más que la lucha”, agregó.

Mélenchon remarcó la existencia de cuatro bloques para el próximo panorama político, conformado por la derecha y los liberales, la extrema derecha, los izquierdistas y, por último, los 12 millones que no votaron en las recientes elecciones presidenciales. “De nosotros depende reunir nuevamente todas nuestras fuerzas para tener la posibilidad de la victoria en las urnas”, exclamó.

Europa, movilizada en el Día del Trabajador

Alegres, pacíficas o beligerantes. Las marchas por el Primero de Mayo en el ‘Viejo Continente’ fueron tan diversas como multitudinarias. Los contextos nacionales varían en cada caso y quedó demostrado en la exacerbación de sus ciudadanos.

La protesta en Turquía terminó con graves incidentes. Manifestantes tensos y la policía lista para aplacar las movilizaciones sin autorización formaron un cóctel peligroso que derivó en corridas en Estambul y 164 detenidos.

Ubicados en la plaza de Taksim, donde murieron 34 personas el 1° de mayo de 1977, las fuerzas de seguridad rápidamente reprimieron a los civiles en medio de disturbios y enfrentamientos.

Distinta fue la celebración en Italia, donde se desarrolló un megaconcierto al aire libre en Roma, mientras hubo mítines y concentraciones en todo el país. Junto con las consignas referidas al trabajo, el lema de este año fue "Trabajando por la paz". 

Con pedidos para que finalice la guerra desatada entre Ucrania y Rusia, en la ciudad de Asís, los tres principales sindicatos nacionales guiaron a los manifestantes hacia una colina donde se realizan las protestas contra la guerra.

Por otro lado, en España, 50.000 civiles coparon las calles de Madrid tras el llamado de los sindicatos y formaron la movilización más grande del país para pedir por subidas salariales. También mostraron inquietud por la alta la inflación y medidas como, por ejemplo, que los repartidores autónomos de las plataformas digitales sean asalariados.

Cuba y Corea del Sur también vivieron la preocupación de los trabajadores

En el país caribeño, decenas de miles de personas formaron un desfile masivo en la Plaza de la Revolución de a Habana para protestar contra los bloqueos establecidos por Estados Unidos, lo que consideran como el “principal obstáculo” para el desarrollo nacional.

La movilización tuvo al presidente Miguel Díaz-Canel y a Raúl Castro –su antecesor- como protagonistas. También estuvieron la plana mayor del Gobierno y los altos cargos del Partido Comunista.

En el primer despliegue masivo tras la pandemia, también se llevaron adelante marchas en otros puntos del país, como en Santiago de Cuba –segunda urbe más poblada-, donde el vicepresidente Salvador Valdés lideró a 320.000 personas.

Del otro lado del mundo, en Seúl, miles de personas se reunieron en la capital de Corea del Sur y se dirigieron desde el ayuntamiento hasta la oficina del equipo de transición del presidente electo Yoon Suk Yeol.

El jefe de la Confederación Coreana de Sindicatos, Yang Kyeung-Soo, dijo que deben terminar las desigualdades para “prevenir la guerra y lograr la reunificación pacífica e independiente de la península”.

Con EFE, Reuters y AP

París protesta en un Día del Trabajador que movilizó a muchas otras ciudades del mundo