Secretaría de Transparencia alertó sobre prácticas corruptas en el sector salud

En un evento de la UNODC, la Secretaría detalló las irregularidades en el sector y las acciones que se están llevando a cabo para subsanarlas.

Gobernación de Cundinamarca decomisó 27.452 productos farmacéuticos en distribuidor minorista de Chía. © Cortesía: Gobernación de Cundinamarca Gobernación de Cundinamarca decomisó 27.452 productos farmacéuticos en distribuidor minorista de Chía.

Según la Secretaría de Transparencia, continúa la relación entre IPS y EPS, que son proveedores de servicios de medicamentos para laboratorios que son propiedad de los familiares de los accionistas. / Imagen de referencia. (Cortesía: Gobernación de Cundinamarca/)

No son pocos los escándalos de corrupción en el sector salud que se han conocido en los últimos años. Entre carteles, dineros embolatados y los líos de algunas EPS, el país ha visto cómo un sector cuya tarea es salvar vidas ha recurrido a las tácticas de otras esferas, en las que tradicionalmente han predominado las prácticas irregulares. Para evaluar la implementación de acciones anticorrupción en el sector salud, tan importante en medio de una emergencia sanitaria como la que atraviesa el planeta, este viernes se desarrolló un evento liderado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Al evento asistió también el Comité de oficiales de cumplimiento del sector salud. La vocería estuvo a cargo de la Secretaría de Transparencia, que se encargó de revelar las acciones anticorrupción que adelanta el sector salud, así como el alcance del decreto PEP (personas políticamente expuestas). Camilo Jaimes, asesor del despacho de la Secretaría, señaló la celebración de contratos y la compra y entrega de medicamentos incumpliendo requisitos legales como la principal modalidad de corrupción en el sector.

“Sigue el recobro; la adquisición de medicamentos vencido o de contrabando; la formulación para pacientes inexistentes; la reclamación de medicamentos vía tutela para venta posterior; y medicamentos para enfermos mentales”, aseguró Jaimes.

También marcó otro punto que complica el sector, que es la prestación de servicios no requeridos, como fue el cartel de la hemofilia, el cartel para la atención de pacientes, y de igual forma para personas con síndrome de Down. “Encontramos la simulación de prestación de servicios hospitalarios que nunca se prestaron; simulación en la prestación de servicios de promoción y prevención de educación en salud”, agregó.

Como novedad, el funcionario destacó que recibieron denuncias sobre la instrumentalización de la administración de justicia. En esta modalidad, explicó Jaimes, los jueces y magistrados suelen entregar los medicamentos aún sabiendo que las facturas son falsas o que la prestación del servicio es irregular. También recibieron denuncias Adicional a estas prácticas, mediante estudios con las entidades de control se percataron sobre el cobro inadecuado de cuotas moderadoras, con la suplantación de la calificación de las personas para el acceso al sistema.

Secretaría de Transparencia alertó sobre prácticas corruptas en el sector salud