Así es el PSG de Messi, Neymar y Mbappé, rival del Real Madrid

Lionel Messi of Paris Saint-Germain celebrates scoring his side's third goal with Kylian Mbappe during the UEFA Champions League, Group A football match between Paris Saint-Germain and Club Brugge on December 7, 2021 at Parc des Princes stadium in Paris, France - Photo Herman Dingler / Orange Pictures / DPPI  AFP7   07/12/2021 ONLY FOR USE IN SPAIN © AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press) Lionel Messi of Paris Saint-Germain celebrates scoring his side's third goal with Kylian Mbappe during the UEFA Champions League, Group A football match between Paris Saint-Germain and Club Brugge on December 7, 2021 at Parc des Princes stadium in Paris, France - Photo Herman Dingler / Orange Pictures / DPPI AFP7 07/12/2021 ONLY FOR USE IN SPAIN

No había enfrentamiento posible que disparara tantas expectativas como este. Ante la mirada del mundo, al PSG no le queda otra que asumir la condición de favorito si quiere de una vez por todas conquistar la Champions. Su faraónico proyecto solo tiene sentido con la corona europea. Ostentarla es más que una obsesión. Se le escapó por pulgadas hace dos ediciones. Pero ahora con Messi, Mbappé y Neymar, si es que no está lesionado como tantas veces, más el resto de figurantes de primer nivel, se adentra en una nueva dimensión futbolística que le obliga a ganar todo.

Desconectado de las preocupaciones terrenales, sin rival en Francia por más que el curso pasado diera el cante al ceder el título liguero al Lille, el PSG presume de una plantilla fuera de lo común. En algunos puestos, quizá excesiva. Como nuevo actor principal, Messi padece algunos episodios de desconexión, pero hasta ahora ha jugado mejor en Europa que en el campeonato local. Mbappé, la figura del morbo por lo que puede suceder en los próximos meses, sigue a lo suyo. Inabordable con espacios, fiable en el gol. Como Neymar, recurrente lesionado, pero quizá el jugador más distinto e imprevisible a nivel individual del trío de estrellas. Son las referencias de una plantilla extraordinaria donde lucen Donnarumma, Keylor, Achraf, Marquinhos, Kimpembe, Nuno Mendes, Bernat, Danilo, Gueye, Ander, Verratti, Wijnaldum, Paredes, Icardi y Di María, el cuarto galáctico. En febrero se espera que esté Ramos, que brilló en su único partido contra el Saint-Etienne.

. .

Sobre Pochettino recae la función de dar sentido coral al PSG. Hasta ahora, no lo ha logrado del todo. Utiliza el 1-4-3-3 como sistema base, pero el PSG se parte en dos. La implicación defensiva de los atacantes está bajo sospecha. Casi van por libre. Se vio en la visita al Manchester City. En el fútbol actual resulta inconcebible que ningún jugador se ahorre un esfuerzo sin balón. Desde esta perspectiva, Pochettino debe exigirles más tanto en situaciones de presión alta como de repliegue en bloque medio-bajo para que la estructura del PSG no se tambalee. El equilibro de Verratti, Danilo, Wijnaldum, Paredes, Gueye o Ander Herrera, juegue quien juegue en el medio, es más importante de lo que parece. Cuando los centrocampistas funcionan, el PSG se agranda y activa todo su talento ofensivo. Le convendrá tener el dominio territorial y alejar el juego de su portería, porque en el contexto defensivo presenta algunas disfunciones. Los laterales destacan para bien en el otro lado del campo, pero en el propio lo hacen al revés. Ante un Madrid que ya no presiona tan arriba, le puede quebrar sus problemas en el balance defensivo. Las vigilancias ante los desmarques de Vinicius y los apoyos de Benzema serán fundamentales. La experiencia competitiva de Ramos le vendría fenomenal, mientras que la portería parece ya sellada por Donnarumma, con Keylor en la recámara. De todos modos, Pochettino tiene que pedir el compromiso defensivo de todos para que el PSG no se pierda entre tanta opulencia. Si se ajusta sin balón, si mejora el repliegue y las coberturas, puede ser intratable. Le apremia la historia y todo el capital económico invertido. No caben más excusas. Con Mbappé, menos todavía.

Estrella: Messi (34 años)

Así es el PSG de Messi, Neymar y Mbappé, rival del Real Madrid